Columna personal

Susurro de los molinos de viento XXII - La Cacharra del pan

Y por la calle de nuestro pueblo, por donde nunca más se vio a La Esmeralda y en la que parece que se hubiese quedado flotando el espíritu de los viejos, por ahí, por ahí pasaba el pan fresco, Norma. Es como si sintiera su aroma en las burbujas del recuerdo.

Jorge Astudillo se llamaba el panadero quien amasó el pan desde que tuvo uso de razón, por lo menos hace siete décadas. El decano de los panaderos, después asomó en el negocio del amasijo don Lucho Laso, Segundo Flores, entre otros. Recuerdo que yo no tenía más de seis años y me iba a meter a la panadería a jugar con El Pelado, hijo de don Jorge. Después del tiempo transcurrido, ni siquiera me acuerdo del nombre de El Pelado pero eso tampoco importa porque siempre fue más importante el apodo que su nombre y su apellido era otro apodo: Panadería. Todos, para referirse a él, decían El Pelado Panadería. Era desordenado pero inteligente, despierto, ocurrido, espontáneo y bromista. El Pelado era bullicioso al revés de la seriedad de don Jorge.

Don Jorge era un hombre trabajador. Lo conocí amasando pan con la ayuda de sus hijos mayores: el Nono y el Gabriel, ingeniándoselas para comprar los quintales de harina blanca, llamada así porque no era integral. Recuerdo su rostro, su timbre de voz que todavía tengo en los oídos. Siempre con sombrero, una costumbre arraigada en los viejos punitaquinos. Mirada severa. Y por la calle rodaba una camioneta marca Ford, tan vieja como las piedras de la vía. Debe haber sido del año treinta. Creo que era roja y no sé si después verde porque la remozaban cada cierto tiempo. Todos le decían La Cacharra del Pan, era un vehículo muy gastado que tocaba un pito estridente, inconfundible a la distancia. Y con la Cacharra llegaba el pan de la mañanita que las mamás salían a comprar para el desayuno de té con leche, porque en el pueblo siempre hemos tomado té, Norma, acompañado del pan con la mantequilla que distribuían de las haciendas vecinas, como crema, de un sabor auténtico. En esa época casi no se conocía la margarina. El desayuno con pan recién sacado del horno, constituía una costumbre, podía haber pan de las diez, el de la segunda hornada de don Jorge. ¡Qué noble era ese carrito! Ni un día dejaba de asomar con el pan que venía en unas canastas de mimbre, grandes con dos orejas para que las cogieran entre dos personas. La Cacharra aparecía como un fantasma de un extremo de la calle cuando había niebla. Para ella no había día frío, caluroso o lluvioso. Si el aguacero arreciaba, sobre la carrocería ponían un trozo grande de hule, grueso, amarrado con piola. Allullas, pan francés, y colisa eran las variedades, cada una tenía sus preferencias. El pan que hacía el papá de El Pelado junto con el Nono y el Gabriel, tenía fama, la cocción y la levadura precisas. Camiones cargados de leña llegaban a la panadería y el horno se encendía en la madrugada. Cuando entrábamos al cuarto del amasijo, una especie de bodegón de unos cuarenta metros cuadrados, nunca sentíamos frío aunque afuera estuviese lloviendo. Y El Pelado, furtivamente, se sacaba dos o tres panes que quemaban en el bolsillo. Los tiempos de ese pan ya pasaron, Norma. También los de la vieja camioneta con su bocina bulliciosa. El Pelado Panadería se fue para siempre del pueblo y don Jorge Astudillo estará amasando pan en el infinito.

Temas: 

Comentarios

Comentario: 

Si bien recuerdo esta debe ser la misma cacharra y que circulo en Punitaqui hasta fines de los 70, ya que yo entre a la escuela el año 1977, y cuando iba en la mañana me encontraba con la cacharra que repartía pan en el puesto que tenía Margarita Brochón, en caupolicán casi esquina condell, al lado donde existío el bar de don Victor, (que vendia también revistas, recuerdo acompañar a mis hermanos mayores a comprar), este vehículo en esos tiempos lo manejaba el Choche Astudillo, quién debe ser nieto de la persona que mencionas.

Duro harto el cacharrito, ya que por tus relatos anteriores, tus historias son de los años 50 y 60, o me equivoco.

Saludos.

Comentario: 

era una camioneta de color rojo es lo que yo recuerdo, y yo conocì al Nonito cuando el repartia el pan pero creo que tenia un hermano llamado jorge y el hijo de nonito se llama choche astudillo que tambien andaba en la cacharrita… que tiempos aquellos ,no se olvidan ,pienso qe tiempos pasados siempre han sido mejores por lo menos eso pienso y analizando es realmente asì. me encanta lo que escribe Daniel y admiro su memoria y revivo esos tiempos igual lala henry que los hecho de meno porque ahora no lo hacen que pasò?

Comentario: 

PAC MAN y VISITANTE:
La cacharra del pan era como la respiración de la calle Caupolicán, en definitiva de Punitaqui. Primero fue una Ford A en la cual repartía don Jorge y sus hijos Nono y Gabriel. Luego un automóvil de la misma marca y año (1929 o 1930) modelo T, cuyo dueño era el Nonito y su esposa, doña Olga. Cuando creció Choche –hijo de ambos y nieto de don Jorge- él manejaba ese vehículo que fue cambiando de colores (amarillo creo que fue el último) y así las generaciones de Astudillo siguieron amasando pan sin perder la tradición. Ellos fueron los panaderos del pueblo.
Muchos saludos.

Comentario: 

Recuerdo la ford A de color verde oscuro,tambien veo los niños empujando la camioneta despues de entregar el pan en el almacen del piojo rojas,como llamaban a don Humberto Rojas,mientras unos empujaban otros le robaban un chocoso, un pan de mas menos medio kilo de forma de un rombo.Estudiamos en copiapo con el Cachorro chico,EL CHOCHE,un dia a fines de los sesenta al parecer,llamaron por telefono,pues la panaderia se habia incendiado,no quedo nada tambien se quemo la cacharra,un error humano ,el nono le dijo al Tenca,su cuñado(tambien hermano de la Nena ,la misma de un recuerdo anterior, el carruncha),TENCA PRENDE UN FOSFORITO PARA VER CUANTA BENCINA TIENE LA CAMIONETA,EL TENCA OBEDECIO LA ORDEN,El nono estuvo muy mal pero se recupero,Tambien recuerdo a la Tiola una sra. grande fortachona depositando un canasto de pan sobre la cacharra,hoy la tiola es una señora bajita cerca del metro cincuenta se le gastaron los discos de su columna de tanto trabajar haciendo el pan ,cargando los quintales de harina,si la misma tiola ,hermana de tu amigo Gambeta ah y tambien del Loco Roberto como tu lo llamas.hermana tambien del Floro que ahora vive en el Toro,recuerdo su madre doña Rosa con sus vestidos de seda negra acompañando a Javier Tello en una carroza(tipo diligencia )tirada por caballos,cuando iba a dejar la carne a su socio Julio Alfaro(carnicero del mineral de infiernillo,hoy nueva aurora),la tiola me regalo tres sarmientos de esa uva de la viña de pueblo viejo(esa viña q hizo tu padre)tengo un parron en mi casa aca en stgo.no he logrado tener la misma uva negra grande dura dulce ,pero es la misma cepa,bueno el Gambeta murio hece años en una cantina en Pueblo hundido hoy diego de almagro estaba sentado cenando y lo apuñalaron por la espalda su hermana Beatriz tambien fallecio hace unos años fue la abuela de mis hijos,Ellos eran los hijos mayores de doña Rosa ,me imagino q conocistes a Omar Oyarce el hijo mayor de Beatriz,creo q tambien cargo alguna vez la cacharra del pan cuando chico.

Comentario: 

soy punitaquinq de corazon amo mi tierra ,nieta de don Carlos Gonzalez y de doña Elena villarroel,sobrina de don Osvaldo Saavedra inolvidable y reconocido bombero,como olvidar cuando se organizò un circo que funcionò en el patio al lado de la que era la botica,en ese circo participè junto a Guido Villarroel,Humberto Cortès y Poldy Valenzuela mi hermana,los fondos que se juntaron era para la compra del primer carro bomba del glorioso Punitaqui.

Comentario: 

Que hermoso y emotivo haber leído esto y llegar a esta página, esa familia que dió vida y surtió del alimento escencial que es el pan, es mi familia, que orgullo me dió leer esta historia.
Yo soy nieta de Gabriel Astudillo Rivera, quién fue un gran hombre, cariñoso, bueno y acogedor como nadie, como esos hombres bonachones de campo, si bien es cierto al pasar esa terrible tragedia del incendio de la panadería, mi Tatita hecho sus raices en Copiapó ciudad en la cuál vivimos, siempre nos hablo de su querido Punitaqui, ya que ahi descansan los restos de su papito Jorge Astudillo y de su mamita Celia Rivera,y aún vive ahi su hermano, nuestro querido tio Nonito, quien es un verdadero roble fuerte y al cuál hemos ido a visitar en varias ocasiones, maravillandonos con la hermosura de ese pueblo, en el cuál nació mi madre y la mayoría de sus hermanos: Nora, Queno, Teresa Soledad, Margarita y Héctor,Jaime, los dos últimos no alcanzaron a nacer ahi. Bueno hay tantos recuerdos lindos que nos dejo grabado mi tatita Gabriel en vida de su adorada tierra llamada Punitaqui, las cuales hoy recordamos con su bella esposa, mi Mamita Iris Boilet. saludos y gracias por compartir esto tan hermoso.

Comentario: 

HOLA SOY NORA ASTUDILLO BOILET, HIJA DE GABRIEL ASTUDILLO E IRIS BOILET, CUANTO AÑORO VER ESTA PAGINA QUE SE REFIEREN A NUESTRO QUERIDO ABUELO JORGE ASTUDILO, VIVI HASTA LOS ONCE AÑOS EN MI QUERIDO PUNITAQUI, Y ME ACUERDO DE MUCHOS DE LOS PERSONAJES QUE MENCIONA IVAN EN SSU LIBRO O COLUMNA HERMOSOS RECUERDOS , COMO NO ACORDARME DE LA CACHARRITA DEL PAN, DE LA PANADERÍA, DONDE NACI Y VIVI LOS ONCE AÑOS MAS HERMOSOS DE MI NIÑEZ, AHORA QUE ENCONTRE ESTA PAGINA NO PARO DE LEER TODAS LAS COLUMNAS QUE ESCRIBE IVAN, OJALA SIGA ESTO, ME GUSTARIA TANTO CONTACTARME CON EL PARA SABER SI ES UN LIBRO O SOLAMENTE SON COLUMNAS LAS QUE ESCRIBE ÉL, ESPERO TENER ALGUNA RESPUESTA O SI AQLGUIEN SABE ALGO DE ÉL. POR FAVOR CONTACTARSE A MI CORREO NONYBOILET@HOTMAIL.COM,GRACIAS.-

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Queso de Cabra: Producto Típico de Ovalle
Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos
Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
Niebla
Nuestra identidad mestiza
Oro en el Tiro al Blanco
A mi Río Limarí
El Piano de la Escuela América
Todo tiempo pasado fue mejor...