Columna personal

Viva Huamalata

Viva Huamalata

Un saludo muy sentido para todos los huamalatinos desparramados por el mundo, por extrañas ciudades hemos arrastrado tu recuerdo pueblo querido y en las calles de nuestra memoria han vivido los amigos que el tiempo no logrará sepultar, porque fueron verdaderos como la higuera, el sol y los pimientos… un saludo para Manuel Cárdenas… el Manolo, para Talo Mundaca, Toño Pino, Félix Cifuentes, el Pepe, y Memoria inclaudicable para nuestros personajes típicos, quienes llenaron de vida nuestras vidas, salud para don Rolando Flores, que desanda las calles del recuerdo con sus burros aparejados, con dos toneles de lata vendiéndonos el agua, en los días que a nuestras casas aún no llegaba el agua potable, gracias don Rola con esa agua tomamos desayuno antes de partir a las clases y al trabajo…, pero cómo olvidar a la competencia de don Rola, me refiero a don Mariano… encorvado por el peso de sus ochenta años, pero no por ello menos enamorado de la Yolita Avilés… esa niña de hermosas facciones hija de don Tito… qué huamalatino de aquel tiempo no recuerda los imaginarios relatos que la envejecida imaginación de don Mariano tejía incansable en torno a la Yolita… que lo esperaba… que le decía «apúrate Mariano», en fin, memoria inagotable para don Mariano y sus burros; qué me dicen de la Chata, aquella sacrificada mujer que ordeñó las vacas de don Rubén Ganalaqui, y de don Miro, arreando el mismo piño al atardecer de un tiempo más puro y más sincero;Salud don Rosario, porque ahora viene entrando su carretela verde, cargada de colizas, lenguas y pan francés, gratitud para el caballo alazán que entregó su vida al servicio del desayuno de Huamalata, aún se escucha su pito arbitral, anunciando la llegada del pan nuestro de cada día. Qué me dicen huamalatinos de ayer y de siempre, del Teno Quietito y de su hermano mayor el amigo Beto, que acompañó más de una pichanga arrastrando su asma por las alturas de la cancha del pueblo y… qué pasó con el Cura Vega desafiando la leyenda tétrica de la Casa de los Duendes… en su furgoneta Ak6… y avivando la fe desde los parlantes de la iglesia inolvidable, venid y vamos todos con flores a María y la procesión polvorienta recorriendo las calles de Huamalata… mientras los niños sólo esperaban la liberación de las palomas de aquellas cajas colgadas de los arcos de pino que en homenaje a la Madre de Cristo contruían los obreros… Venid y vamos todos, porque entra en la memoria el Galindo… aquel hèroe que perdió sus manos detonando la dinamita de los cañonazos del 21 de mayo, entre el patriotismo de Prat y el tuyo, Galindo, sólo tu silencio y humildad los diferencia; silencio… silencio huamalatinos porque viene llegando el Calanguaco… viene con su abrigo largo y las madres ya están asustando a los más rapaces, sí, porque algún temor debían tener los pequeños díscolos… para no arrancarse a la calle o a la casa del amigo o pa’l bajo a perseguir nidos, pequeños canales, langostas o cualquier otro insecto que en los pliegues de la infancia se transformaban en monstruo, serpiente o fantasma… ahora rendiremos homenaje al Aniceto, eternamente enamorado de la Luz Vásquez… él nos vendió Tarzán, el Mampato, El Manque, El Cabro Chico, El Ritmo y para las lolas, Corín tellado, Selene… y para los papás el Clarín, El Limarí, La Provincia, El Puro Chile… y las fiestas de la primavera… Pica el ajo pica el ají… sale la Lucha claro que sí… pica el ajo pica el ají, Viva Huamalata Claro que síííí…

José Gaete… (continúa)

Temas: 

Comentarios

Comentario: 

Hola a todos yo tambien vivi en Huamalata. Tengo muy buenos recuerdos cuando estudie en la escuela, quien fue profesor jefe Luis Diaz, y mis compañeros fueron Alejandra Bahamondes, el chico Juan, el Loi, Carlos Rubina, y en especial Javier Andres.
Maria

Comentario: 

Buscando informacion de la zona encontre el nombre del pueblo que habia conocido en mi niñez…en mi memoria se vinieron mis mas preciados recuerdos… en el año 1991 viaje a este hermoso pueblo acompañando a mi vecina cuando tenia 14 años, conoci a una familia muy acogedora y a una muy buena amiga llamada Margarita (Galy) la que por circuntancias de la vida y mi poca edad perdi todo contacto con ella, si algun dia lees este mensaje, quiero que sepas que siempre me recuerdo de ti, tu familia y tu pequeña hijita a la cual solo tuve el placer de conocer por nombre.

muchos saludos a Huamalatas con todo mi cariño.

Comentario: 

Un día de verano llegué de visita a Huamalata, sin saber que ese viaje cambiaría mi vida completamente.
Allí, entre el sonido de los grillos y el aroma de los eucalíptus, encontré al amor de mi vida cuando sólo tenía 17 años.
Vivimos días y noches maravillosas, caminamos juntos por esas calles de tierra escuchando «nuestra música», mirando las «tres marías» en el cielo que nos anunciaban que estabamos en pleno verano.
Crecimos e hicimos planes para nuestro futuro juntos… pero la vida nos deparaba un destino diferente para cada uno.
Fuimos felices, compartimos momentos maravillosos y también lloramos las lágrimas más amargas, aún así los años me han enseñado a valorar como lo más preciado, cada uno de esos recuerdos.
Hoy el AMOR y el DOLOR se han fucionado de tal manera que se han convertido en un nuevo sentimiento que me da PAZ y TRANQUILIDAD, y la certeza de haber conocido el verdadero amor.
Hoy no estamos juntos; el destino, nuestros propios errores o quizás Dios así lo quiso…
Pero soy madre y puedo decirle a mis hijos que el AMOR existe y que, pase lo que pase, vale la pena conocerlo.

Comentario: 

…Después de 28 años he despertado de un profundo sueño, que me mantuvo atada a un recuerdo, el recuerdo de un ser único a quien idolatré y amé sin condición todo este tiempo, hasta hoy. Era un príncipe valiente, como ningún otro. Su corazón era sólo mío; tenía la fuerza de un hombre y el alma de niño. Sus ojos reflejaban su alma; cuando sonreía iluminaba hasta el rincón más oscuro de mi ser.
Que triste fue despertar esta mañana y descubrir que sólo fue un hermoso sueño, y que aquel príncipe fue tan sólo una mala jugada de mi subconciente.
…Donde estés espero encontrarte algún día en alguno de mis sueños, fue lindo imaginar que podrías haber sido real.

ADIOS!!!!!!!!!!!!

Comentario: 

El chunorio paso esa madrugada por el camino polvoriento cantándole a la luna y a las estrellas para que su amada regrese junto a su lado. Su voz aguardentosa dejaba un reguero de melodías con un coro de ladridos de perros y de gansos alborotados que hasta el chuncho en el nogal callaba su triste cantar…los grillos los sapos y las ranas de los charcos del camino son su mejor orquesta Si adelita se fuera con otro…….de piedra ha …. de ser la cama de piedra la cabecera…..por la lejana montaña va cabalgando un jinete. Las canciones se escuchaban despertando y desvelando a los habitantes de los caseríos donde iba pasando hasta alejarse con el canto de los gallos que anunciaban el nuevo amanecer.
Las campanillas del reloj y la voz de la abuela despierten flojo niñazos que hay que ir a estudiar decían que hay que levantarse. Vestirse rápidamente,una lavada a la cara en el lavatorio con agua tibia de la noria ,una peinada, una arreglada de los cuadernos y chao abuelita nos vamos . Salíamos al camino para juntarnos con los otros niños que venían de Canelilla de Villaseca de Samo del Olivo de la Cuca. Traian en sus bolsillos y se mostraban bolitas de vidrio,trompos,cajetillas vacías y se desafiaban con los que quisieran jugar ,así caminado nos pasaba el “chino” que raudo en su camioneta levantaba polvo que nos engominaba el pelo cubría de gris la vestimenta y nos regalaba gratis día a día la contaminación por polvo en suspensión que se alojaba en nuestros jóvenes pulmones , parecíamos zombies saliendo del cementerio que acabamos de pasar. Sin polvo en el camino el olor a eucalipto que viene del bosque renueva el aire para una mejor respiración. Corríamos a quien llegaba primero a la quebrada para descansar y tomar aliento para seguir el camino. Pasando por el camino del bajo la Flora cuelga sus chilpes, mujer de anchas caderas y de grandes pechos nadie sabe que le pasó. Fue una pena de amor que la dejo tonta o la perdida de un hijo o nació así. Para nosotros era parte del paisaje, un cuadro de pintura cotidiana Como la figura del Copo que tantas veces lo vimos cargando tarros de agua para llevárselos a quien se lo pidiera por unos pesitos o un plato de comida.Alguien de los niños da la mala noticia que el fin de semana amaneció muerto en la plaza con un riel en su cuello. Asesinato en el pueblo o una broma macabra con tristes consecuencia. Quien lo mato “Huamalata Señor”
Ya vamos llegando al pueblo y miramos al alto a los otros compañeros de Tuquí que vienen bajando por el sendero al lado de la línea del tren ya el sol se alumbra por el lado de las lluvias de barrancas y el panul.
Por fin llegamos a la escuelita en la calle del bajo donde nos esperan los abnegados semaneros que tienen preparada la lecha para el esperado desayuno que van sirviendo en los jarrones de aluminio que apretamos en nuestra manos junto con la rica marraqueta .
A formarse niñitos,sale la voz de un hombre giganton, es el profesor Don Heberto Velazquez vamos hacer gimnasia.dice con voz ronca y potente que retumba por el pasillo de la escuela. Da las instrucciones para formarse, uno dos tres de frente mar a enumerarse hagan dos filas para correr la posta ,“date” la furia Renato es mi primo que hace ganar a su fila El Profesor parece un comandante de un batallón olvidado en los confines del mundo rural, que se prepara a sus niños para una guerra imaginaria en contra de los malos espíritus que invaden el pueblo. Terminada la clase de gimnasia se juega el clásico diario entre los “lejanos “y “cercanos”,los Alcayaga, los Salas, los Tulos, los Casanovas por el equipo de los “lejanos” , los Valdivia los Vegas, los Acuña por los “cercanos” ganan los “lejanos“. Entramos a clases los del 1ro. al 4to. con una linda profesora la Srta. Isabel Álvarez del 5to al 6to. con Don Heberto.
A la hora de almuerzo alcanzamos a subirnos al caballo blanco del “tuta“, una parada para comprar tortillas donde Doña Deidamia y proseguir hasta llegar a nuestras casas y volver a clase en la tarde que tenemos folclore con doña Leticia . Nos juntamos con la escuela de niñas y aprendimos a bailar Cuecas, El Cuando Resbalosa. En la tarde regresamos montados en el caballo negro del Obrador
Es el último año en la escuelita ,para el próximo tendremos escuela nueva.cuanta historia dejaremos atrás, la vieja escuela con sus recuerdos de nuestros antepasados que allí estudiaron, su gran patio de las peliadas pichangas entre los lejanos y cercanos que terminaban cuando caía la pelota donde Don Moises que la escondía hasta el próximo día que la entregaba con las recomendaciones , de la revista de gimnasia, de las clases de folklore, sus terrenos donde aprendimos las primeras lecciones en la clases de agricultura, los desayunos, los almuerzos y la cuharada de aceite de bacalao que fortalecían nuestra salud, los juegos del trompo, de las bolitas de las cajetillas y la del paseo de fin de año a Tongoy en el camión de Don Ismael Gutiérrez, subíamos al camión apretados pero felices de ir de paseo, saludando a lo Litres y cantando con alegría hasta que llegábamos a bañarnos en las tibias aguas del mar tongoyino. Que lindo balneario, al recordar esos paseos a la playa se viene a la memoria sus blancas dunas, una caseta para sacar agua potable y un solitario eucalipto, después el regreso era doloroso por que quedábamos como jaibas quemados en el sol ardiente de la playa.
Vamos a inaugurar la escuela nueva, vienen autoridades de la ciudad y del pueblo escuchamos discursos y cantamos canciones chilenas, hoy estamos de fiesta y para mañana seguimos con las clases en sala del 6to. Año con Doña Nelly de Profesora, la sala tiene un gran pizarrón, piso de madera con luz eléctrica y baños, es una linda escuela.
A donde se fueron todos, los que allí estuvimos, sé que algunos cruzaron el camino para la otra vida eterna y esperan para seguir jugando, otros quedamos en el espacio terrenal y seguimos luchando por un mundo mejor donde reine la justicia y el bien común
Huamalata,6to.año 1963

Comentario: 

Mi tierra prometida…..
Saliendo de la escuela camino a casa, te invite al bosque bajando la quebrada, me miraste sin decir nada me dejaste solo con mis cuadernos en que en uno de ellos había escrito “te amo”
En un corto tiempo viajaba contigo a la ciudad y en la micro te buscaba para irnos juntos al colegio y mirándote a los ojos volvía a repetir «te amo». Me gustaba tu linda figura con tu uniforme azul y tu inmaculada blusa blanca Que hermosas piernas te dio Dios y ese cuerpo de mujer deseada y admirada que siempre soñé para mí.
Me alejé y me vine de mi pueblo a la gran ciudad. Toda una vida en Santiago sin saber que fue de ti, algunas veces regresaba con la esperanza de hallarte y recorría los sauces del río los pimientos y los eucaliptos del bosque y en un claro me imaginaba que aparecías, te abrazaba y besándonos, hacíamos el amor sobre la yerba buena.
Algún día te encontraré y juntos caminado por las calles del pueblo tomados de la mano te invitare a recorrer los lugares en que nunca estuvimos y me dirás te amo como yo te he amado a ti
Hasta siempre, querida mía. Amor de mi vida.

Comentario: 

Mi familia vivió por años en Huamalata y siempre recuerdan con nostalgia y melancolia sus años de juventud, y para mí es muy emocionante leer en algunos cometarios sus nombres, soy nieta de la sra. Leticia Sepúlveda profesora de la escuela de Huamalata y de don Sergio Pereira por parte de mi papá y de don Carlos Valdivia por parte de mi madre, sobrina de la sra. Rebeca Valdivia y don Julio Berrios que tenian un almacen en la calle Arturo Prat, mis tíos Pereira y los Valdivia tambien siempre recuerdan Huamalata y especialmente a su gente.
De mis años de niñez que vivi allí tengo los mejores recuerdos, y de la gente que me acuerdo son muy pocas la señora del correo, me acuerdo tambien que había un solo telefono y cuando alguien llamaba a mi mamá era genial acompañarla y darle cuerda, jajaja que antiguo, tambien me acuerdo d ela sra. Miguelina, de la Loca Flora, del Galindo, de don Samuel Pérez al que le iba a comprar verduras, delos Pizarro que tenían colectivos, de los Zepedas de las micros, del Sr. Carozzi del colectivo, de don Willy Carmona, de los Cano que vendían huevos y me encantaba la tortuga que tenían en su jardín, ufff me explaye mucho, bueno saludos para todos los huamalatinos de corazón y si alguien quiere contactarse con alguien de mi familia me avisa.

Comentario: 

hola, tú eres hijo(a) de Lucho Pereira y de Ivonne Valdivia ¿verdad? yo conocí a tus padres a tus abuelos y tíos. Fuí amiga de tu tía María Valdivia y tu tío Taro en fin conocí casi a toda tu familia

saludos

Esther

Comentario: 

Siiiiiiiii soy hija de Luis e Ivonne.
Que divertido seguramente tambien me conoce a mí cuando era chiquita, la familia esta bien, mi tia Magdalena vive en rancagua y esta semana mi mamá la fue a ver para celebrar su cumpleaños junto a mi tía Sonia, asi que seguramente deben estar hablando horas y horas de sus aventuras den Huamalata.
Le dare sus saludos.

Nena.

Comentario: 

hola , es simpático cuando mencionas a mi papá Samuel Pérez, soy Ricardo Pérez, si comprabas verduras en mi casa, seguro te atendí alguna vez. Mi papá me compraba los zapatos donde Don Sergio Pereira.Saludos

Páginas

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos
Campana de oro
Carta a un amor perdido
Niebla
El valor de lo limarino
El Piano de la Escuela América
Carmencita de Alcones
Todo tiempo pasado fue mejor...
Nuestra identidad mestiza