Columna personal

A cuidar el bosque

Basta una chispa, una fogata mal apagada, un cigarrillo encendido que caiga en el pasto seco y el fuego se inicia tímidamente primero y luego el viento se encarga de aportar su cuota de maldad haciéndolo crecer hasta lo insospechado o lo incontenible. Tengo la impresión que eso es lo que ocurre en el bosque - que además de engalanar la ciudad es su pulmón verde; los bomberos – cada vez que hay un incendio – le dedican horas de trabajo para apagarlo y muchas veces no es un solo foco, por el contrario tres o cuatro a la vez. No importa si es de día o noche, ellos emprenden una tarea abnegada y voluntaria, hasta controlarlo, contenerlo y evitar que se propague. Lo hacen una y otra vez, aún a riesgo de su propia vida.

No todas las ciudades del país tienen como Ovalle una puerta de ingreso tan verde, en muchas - en especial en el norte - con suerte hay matorrales bajos o simplemente un árido desierto en sus alrededores, que las va cercando lentamente. El hombre con su supina ignorancia ha logrado despoblar nuestra tierra de árboles y/o especies autóctonas, las que han sido barridas por la necesidad de leña que tenían los mineros de entonces, y a raíz de ello, los tamarugos otrora frondosos y altos, fueron prácticamente aniquilados en el pasado lejano. Actualmente y gracias a un programa especial desarrollado hace ya más de 30 años, han vuelto a posesionarse de una parte del desierto, en plena pampa, frente a Iquique. Los viajeros que pasan por allí creen de pronto ver un espejismo verde, después de tantas millas de soledad y descampado.

En las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, existe poca vegetación porque la aridez del desierto de Atacama influye en las regiones del norte del país, a lo que se suma una notable ausencia de lluvias. Arboles como el pimiento, el algarrobo, el chañar y los cactus son de las pocas especies que resisten tan duras condiciones climáticas, y debiera ser tarea de todos cuidarlas, plantarlas y reproducirlas. Esto debiera formar parte de la enseñanza básica de nuestros niños, capacitándolos y enseñándoles a reforestar hasta el patio de su casa, con alguna de las especies que he mencionado, pero, con pirómanos y gente descuidada que incendian constantemente el bosque y los pastizales de las cercanías en los alrededores de la ciudad, la tarea se hace cada vez más difícil, perdiéndose especies nativas y foráneas con cada incendio, a lo que hay que sumar los miles de litros de agua, que ya comienza a escasear aquí y en ciertas partes del mundo. Es hora de preocuparse por la flora y la fauna de nuestra tierra.

MARANDA

Comentarios

Comentario: 

basta que la municipalidad postergue a los bomberos hasta quedar sin petroleo…

Comentario: 

Me pareció muy bueno porque se trata de que hay que cuidar el medio ambiente, además hay que tener cuidado con lo que haces en el bosque cuando sales a pasear o cuando vas de excursión, ten cuenta que no debes destruir las plantas, prender fuego sin apagar, ni tirar basura en cualquier parte, porque las plantas son esencial e importante para la vida de los humanos y animales.

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
La Profesora y Pinochet
Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas
Carta a un amor perdido
Nunca quedas mal con nadie
El Diablo en La Capilla
Tongoy
Abigeato Vecinal