Tema de foro

133 mensajes / 0 nuevo (s)
Último envío
Rosa Robles Carvajal (?)
Imagen de Visitante
Falta de respeto por la vida humana en Maternidad Ovalle

Comentario: 

A la gente de buena voluntad y sentimentos humanos que quiera escuchar y sobre todo ayudar: ¡Nadie está libre!.

Responsablemente, remito a ustedes carta abierta enviada a la Sra. Presidenta, reiterándole los atropellos a las garantías de salud que enfrentamos algunas personas en el Hospital de Ovalle, algo que no se condice con el apoyo que nuestra ciudad y en especial los más humildes, les hemos brindado, por lo que nos consideramos engañados, defraudados y utilizados. Atte. Rosa Robles Carvajal. RUN Nº 12.770 .200-4.-

»»«Respetada Sra. Presidenta:
Soy una madre, cuya hija falleció hace poco más de un año, como efecto de una mala atención en parto que se pretendía realizar bajo analgesia epidural y que hoy debo cuidar de su hijo, nacido por ello con severos daños neurológicos.
El Hospital, soslayadamente trató de culpar al anestesista o su asistente, lo que era falso, el trámite de Mediación duró 9 meses, en circunstancias que debe realizarse máximo en 120 días y hoy, al no poder seguir exculpándose, determinaron terminar con la Mediación y obligarnos como familia a recurrir a un juicio civil, ya que ello les permite endosar responsabilidades o simplemente no responder en la actualidad por su conducta, con la esperanza que desistamos en el empeño.
Este actuar, es el que se emplea en cada caso de negligencia y las respuestas hasta parecen calcadas, ya que cuando se les hace insostenible seguir protegiendo a los malos profesionales, desisten de la Mediación, como le ocurrió en esta misma fecha a la familias de otras fallecidas y se está incubando en otro caso, en que el hospital a raíz del nacimiento de una guagua en estado vegetal, porque dilataron en extremo la atención a su madre, hoy le entregó a la familia su ficha médica incompleta, sin datos de ingreso, atención y devolución al domicilio, aduciendo que una rotura de útero, es algo «imprevisible y enevitable».
Sra. Presidenta, con mucho pesar y altamente defraudada, porque resido en una zona y pertenezco a la clase social que confió en su Mensaje, le expreso que respuestas como las que se nos dan no son dignas del ente médico, sino más bien de entes acostumbrados a engañar a la justicia y lograr impunidad, aún que para ello los usuarios deben enfrentar la crianza de menores en estado vegetal, con daños cerebrales, etc., cuyas madres fallecieron al confiar en el Hospital local, o por no tener los medios suficientes para atenderse en algún lugar con profesionales que practiquen la medicina de forma más humana, debieron recurrir a su aternción.
Aún contra el dolor que poseo por la tragedia que me afecta, creo que errar es humano y no podría condenar a quien se equivocó, pero deliberada y obtinadamente, a través de una conducta de inhumanidad indesmentible, tender cortinas de humo, sesgar información y adulterar antecedentes, es digno de gente que desarrolla sus actividades fuera de la ley y no de médicos que deben entregarse al servicio del ser humano.
Ruego a usted, que conforme a su mensaje aún cuando esté pronta a entregar, no permita que este baldón local,
ensucie las intenciones de mejorar la salud, que en Ovalle al menos es bastante discutible, solo por culpa de unos pocos.
La saludo con atención, defraudada, sin creer en las autoridades y sencillamente atropellada en mis derechos, porque la salud constituye una garantía aún cuando algunos pocos médicos que mucho daño le hacen al resto, no lo crean.
Espero en Dios que el médico que atendía a mi hija al fallecer y que debía atender a la madre de la guagua hoy vegetal, y que tiempo atrás no se vio cuestionado en otro caso, no siga siendo afectado por lo que el debe considerar mala suerte y nosotros fatalidad que pudo evitarse. Atte. Rosa Robles Carvajal

Carlos Santelic... (?)
Imagen de Visitante
Impunidad ante negligencias médicas Maternidad Ovalle

Comentario: 

He leído una nota que el Sr. Director del Hospital de Ovalle, remite a la Sra. MIRTA VALDIVIA PARRA, ante reclamo Folio 000320, presentado por la mala atención prestada a su yerna en su parto, los días 28 y 29.12.2009, lo que derivó en que ella resultara con rotura de útero y la recién nacida lo hiciera afectada de serios daños neurológicos, que la mantiene a la fecha internada en el Hospital de La Serena. En la ficha médica entregada no existen constancias de asistencia a Maternidad, devolución al domicilio pese a estar con fuertes dolores ni reingreso, hoja de anestesia, etc., llamando la atención que se incorpore un documento autorizando un procedimiento quirúrgico sin señalar médico y que tiene una firma estampada que fue falsificada, puesto que no corresponde a la afectada.

Extraña que se le exprese que los informes médicos solicitados, señalan que debiéndosele efectuar trabajo de parto para cesárea, por riesgo que presentaba debido a cesárea anterior efectuada hace más de diez años, al iniciarse este en forma espontánea, se privilegió este método, hasta que sorpresivamente se vio afectada de un accidente obstétrico grave y no previsible, con las consecuencias señaladas así que no hay responsabilidad médica, pero lo que se omite decir es que por un día completo su marido intentó que fuese atendida sin lograrlo por negativa de un ginecólogo, que ni siquiera reaccionó a peticiones de personal del mismo hospital que se preocuparon por lo que sucedía, en tanto los fuertes dolores eran presumiblemente, porque se estaba produciendo la ruptura de su útero.

Extraña más aún, que existiendo un recién nacido que permanece en estado vegetal, el Sr. Director se conforme con un simple informe del Servicio responsable y no dispusiese una auditoría para esclarecer los hechos.

Pero esta conducta es comprensible, cuando se cuenta con el aval del Servicio Jurídico del Servicio de Salud Coquimbo, que la semana pasada dio por finiquitada Mediaciones que mantuvo por nueve meses, siendo que son cuatro lo legal, aduciendo que no existen responsabilidades, pese que un caso la muerte de una madre se produjo después de permanecer en coma mucho tiempo, por habérsele aplicado un segunda dosis de anestesia, de la cual nadie se responsabiliza a la fecha e incluso se intentó hacer desaparecer la evidencia, y en el segundo atendido por el profesional que atendió a la mujer que resultó con su útero roto, repitiéndose la historia de la aplicación de una segunda dosis de anestesia, ante lo cual una joven falleció porque no se encontraba personal médico competente que la atendiera con prontitud, al producírsele un accidente anestésico previsible en estos casos.

¿Transparencia, ética, objetividad para investigar o simplemente premeditada conducta ilegal al intentar dar impunidad a las acciones de responsables de cuasidelitos de homicidios?. Carlos Santelices Gaitero.

rodrigo robles ... (?)
Imagen de Visitante
Indolencia ante mjuertes en Hospital Ovalle

Comentario: 

Como ovallino y tío de FERNANDA CASTILLO ROBLES, menor fallecida en febrero del año pasado, a raíz de una tardía reacción al no contar con vigilancia del equipo obstétrico, que debía supervisar la evolución de los efectos de la anestesia aplicada, naciendo su hijo con severos daños neurológicos; conociendo el caso de MARIA WUILLANS VALDIVIA, mujer joven y sana, que falleció días antes que ella, habiendo permanecido meses con muerte cerebral, porque una segunda dosis de anestesia, que los involucrados han intentado negar pese a existir una constancia que enmendaron, lo que le había provocado un cardiorrespiratorio encontrándose sola en su box de atención; sabiendo por su hermana de VICTOR ACUÑA ROJAS, en esa misma semana, falleció en una siguiente asistencia al Hospital, porque la noche anterior se le había devuelto a su casa, diagnosticado de “faringitis leve”, pese a que solicitaba atención por hemorragias digestiva y oral y atendiendo las muchas publicaciones de reclamos, constatables en Ovallito.cl, tengo la plena seguridad como la mayoría de los residentes de Ovalle, que la actuación de la Dirección del Hospital en estos casos, lejos de intentar clarificar lo ocurrido, se empeña aún cuando ello sea ilegal, en desvirtuarlos a través de espurias maniobras, logrando impunidad.
Existía una leve esperanza de justicia, porque el Servicio Jurídico del Servicio de Salud de Coquimbo, debía pronunciarse sobre los sobreseimientos en los casos de mi sobrina y la joven WUILLAMS, ya que poseían el derecho de apelación, que se les negó, pero refrendaron los sobreseimientos, provocando la duda en relación si su conducta fue efecto de incompetencia o deliberado ocultamiento de la realidad.
Ante ello ¿Se puede respetar a un servicio que sin investigar, aduciendo una causa de muerte, según ellos entregada por Carabineros, lo que es falso, cierra en una sola sesión posibilidades de mediación, asegurando que no hay responsabilidad y aún no se pronuncian de un sumario iniciado ocho meses después?, pues ello es lo que ocurre con la muerte del joven ACUÑA ROJAS., y nadie dice nada.
Ojala, que las nuevas autoridades de salud, privilegien la búsqueda de la verdad y terminen de una vez y para siempre con la seguridad que posee la Dirección local del Hospital de lograr impunidad en todos los casos, lo que se demuestra ante un último reclamo, en que una madre por efectos de tardía atención –insistida al profesional incluso por sus similares-, resultó con rotura úterina y su hija nació con severos daños neurológicos, llevando casi dos meses internada en La Serena, ante lo cual se le responde, sin siquiera hacer una auditoría… “No hay responsabilidad, porque ello es imprevisible, inevitable y constituye un riesgo de parto”.
El fin que se persigue al reclamar no es demonizar al hospital, sino que conociéndose la verdad se adopten medidas para mejorar la gestión y contribuir a que se instale un hospital eficiente, humano, responsable y digno de confianza, algo que por la conducta de algunos profesionales está distante de acontecer en la actualidad. Rodrigo Robles Carvajal.-

Verónica Tabilo M. (?)
Imagen de Visitante
Trato en Maternidad Hospital Ovalle

Comentario: 

Encontrándome embaraza y considerando de alto riesgo el parto, debía presentarme para una cesárea el 02.01.2010; pero tenía indicaciones de concurrir con antelación si presentaba contracciones o sentía dolores, por lo que encontrándome en esas condiciones desde las 04.00 horas del 27.12.2009, me presenté en la Maternidad del Hospital de Ovalle, acompañada de mi marido, donde se me monitoreo e indicó, que la cesárea debía realizarse el 08.01.2010, porque no “había hora para la fecha previamente definida”, devolviéndome al domicilio.
Como las contracciones, molestias y dolores continuaron, retornamos a las 15.00 horas siendo hospitalizada en Maternidad, donde se fue dilatando la atención, hasta al día siguiente, un ginecólogo dejó constancia en mi hoja de atención que la cesárea debía realizarse alas 15.00 horas; pero quien debía efectuarla, decidió que el parto se realizara en forma normal, sin atender lo dispuesto y fue así que soportando intensos dolores, a las 01.30 horas del día martes 29.12.2009, debí ser sometida a una cesárea de emergencia, ya que se me produjo la ruptura del útero, naciendo mi guagua con asfixia neonatal, lo que la mantiene a la fecha internada en el Hospital de La Serena.
Lo que estimo un trato inhumano y carente de respeto, es que debiendo efectuárseme una cesárea por el riesgo que conllevaba el parto, estando soportando intensos dolores, inicialmente se me devolviera al domicilio, se me señalara que no tenía hora para el procedimiento, e internada se me mantuviese en espera de un parto normal por más de 60 horas, y que el ginecólogo que atendió mi parto, al representarle esta situación, molesto me respondiera ¡Que agradeciera que se salvó mi útero”.
Si ello ya es inhumano, más indigno es que la dirección del hospital, considere esto como un hecho imprevisible e inevitable y que la ruptura de útero es un riesgo inherente a los partos., con lo que ya se detecta la intención de distorsionar lo ocurrido, más aún cuando no se negó la entrega del documento de atención y la ficha no incluya los antecedentes de la orden de cesárea dejada por un profesional, como también las anotaciones solo se inicien a las 21.20 horas del 28.12.2009, es decir 30 horas después de ser internada, ello sin contar con las dificultades para obtenerla, ya inicialmente se había extraviado.
¿Será posible que estas cosas ocurran en un hospital altamente cuestionado y las autoridades ante las cuales se denuncian las irregularidades, lejos de intentar reparar las anomalías, sin auditoría previa y basándose solo en los informes de los responsables, como es mi caso, inicien defensas corporativas que solo agravan la mala atención?.
Solo espero que mi denuncia, contribuya a humanizar la atención, para que no se produzcan más muertes, daños a recién nacidos y desprestigio de nuestro centro de salud, al que quienes tenemos bajos ingresos obligatoriamente debemos recurrir.

Carlos Santelices (?)
Imagen de Visitante
Desconfianza en investigaciones administrativas y judiciales

Comentario: 

Derivados de los reclamos publicados últimamente, en que se denuncia que el Servicio, Jurídico del Servicio de Salud Coquimbo, excediendo largamente lo plazos de mediación, finalmente en escuetas resoluciones, que no se compadecen con la realidad, dispone sobreseer a los presuntos responsables, los invitó a revisar lo señalado en la prensa local, regional y digital, ya que me causa extrañeza, que se llegue a establecer “falta de responsabilidades”, sin esclarecer, actos como:
1.- Porque en una operación en que debía colocarse a la paciente una cinta ginecológica, no se hizo ello porque al finalizarla en el pabellón se dieron cuenta que no la poseían; pero en el sumario, aseguran que el cirujano ¡No quiso colocarla y había existencia, incorporando relaciones de otro tipo de malla!, que no sirve para el procedimiento planificado;
2.- Porque, sin haber confeccionado sumario, en una muerte ocurrido un año atrás, se aseguró que un paciente falleció por electrocución lo que resultó falso, negando que había concurrido el día anterior afectado de hemorragias por vía oral y rectal, aduciendo que la atención solo fue por “faringitis”;
3.- Porque no se le prestó ayuda por seis a quince minutos, según declaraciones del propio personal, a una joven que sufrió un paro cardiorrespiratorio que fue dejada sin custodia medica luego de aplicarse anestesia de parto; y lo que es más grave al igual que en otro caso la Jefa del Servicio, el Ginecólogo y personal aseguren que no existen protocolos en la Maternidad para actuar ante estos fatales imprevistos, lo que los convierten en fatales;
4.- Porque se aduce que la muerte cerebral de un paciente y posteriormente fallecimiento, se debió a una reacción anestésica tardía, por una dosis aplicada cuatro horas antes, habiéndose encontrado vacía una jeringa rotulada a su nombre que contenía una dosis de apoyo, existiendo una constancia en el libro de anestesia de una dosis aplicada a las 23.55 horas, horario coincidente con el que la matrona que debía atenderla la encontró en paro cardiorrespiratorio y sin compañía; y
5.- Porque se retardó en exceso la atención de una cesárea programada por alto riesgo obstétrico, realizándola de emergencia al rompérsele el útero a la parturienta, quedando afectada su hija con severos daños neurológicos, y no se entrega certificados de atención, no registrando su ficha anotaciones sino hasta después de 30 horas de internada.
Así, suma y sigue, lo que en definitiva ha producido una grave sensación de desconfianza en quienes deben revisar los procedimientos médicos y el Ministerio Público, que obligado a investigar lo ocurrido incluso en oportunidades ha intentado archivar las causas.
Por haber revisado estos hechos y otros, haciéndome responsable de mis dichos denuncio que, la falta de objetividad para investigar ha incidido en que a lo menos en lo administrativo, algunos responsables gocen de impunidad y en lo penal, puede pasar lo mismo si no se actúa con acuciosidad, siendo en definitiva los únicos afectados usuarios que depositaron su confianza en el servicio público de salud. Carlos Santelices Gaitero. RUN Nº 4.711 .576-0.-

Fuerza Chile (?)
Imagen de Visitante
Cosas más importantes

Comentario: 

Don Carlos:
En este rato en el pais hay cosas más importantes de que preocuparse… Dos regiones de su país estan practicamente destruidas y ud. esta aqui reclamando por algo que no es nuevo.
Mejor canalice su enojo y energía para enviar ayuda desde su región a las zonas destruidas.
Lo otro se podrá resolver despues. Gracias.

Maria Rojas (?)
Imagen de Visitante
Para Fuerza Chile: Apoyo

Comentario: 

Para Fuerza Chile:
Apoyo firmemente a Don Carlos, ya que existen varias muertes sin aclarar y familiares atropellados.
En mi caso, el mismo día de la muerte de mi hermano, al que no se le atendió por una hemorragia digestiva y oral, se falseo información en su certificado de atención asegurando que solo había concurrido por ser afectado de faringitis.
Hoy, después de un año y sin saber del estado del sumario, recibí un correo de «Aldea Salud», con su Boletín Nº30 - Superintendencia de Salud - Primer canal de TV dedicado a la salud vía internet - Febrero de 2010, donde señala acciones para mejorar la calidad de atención, lo que considero -al menos en Ovalle- una falta de respeto, ya que aquí ni siquiera se responde con transparencia los reclamos.
Así que, menos parafernalia y mayor respeto, no pueden médicos que estudiaron para salvar vidas, finalmente terminar convertidos en especialistas para ocultar muertes, que es obvio no fueron deseadas.

angus (?)
Imagen de Visitante
ve la fecha de la publicacion...

Comentario: 

ohhhhhhhhhh

Marcia Gallegui... (?)
Imagen de Visitante
YO VIVI LO MISMO Y SE COMO DUELE,Y NO EXISTE JUSTICIA

Comentario: 

Hola yo el año 2004 vivi lo mismo mi hija nacio aca en el hospital de ovalle, con asfiscia y quedo con daño neurologico irreversible y fue trasladada a serena y por MILAGRO DE DIOS PUDO RESPIRAR SOLA Y LOGRO VIVIR 11 MESES, MARTINITA ISIDORA BELEN , hoy es un angel que esta con JESUS Cristo y yo luche legalmente mucho ,pero al final me di cuenta que era algo muy desgastante contar como 10 veces al dia todo lo sucedido,el DOCTOR ENRIQUE FIGUERAS fue el culpable,y se y me da rabia que siga sucediendo esto,el dolor es algo que no pasa y sus recuerdos estan aca en mo corazon,pero dios nos ama a las mujeres y sobretodo a las madres, amiga Veronica me gustaria tener contacto contigo si pudiera ayudar en algo para sentirte acompañada por lo menos, yo a veces me sentia sola en un mundo tan grande, pero Dios estaba siempre ahi ,yo no lo vei ,pero el me levantaba cuando yo decia, no puedo mas y muchas veces me cansaba pero el ahi,Dios te dara las respuestas que tu quieres saber y con fe todo se puede.te aconsejo que tu por escrito ,pidas fotocopias de la ficha clinica de tu hija y el procedimiento y con mayor razon si haces una denuncia en la fiscalia o investigaciones, ellos estan en su deber de llamarlos a declarar y piden por escrito,estos documentos antes mencionados, trata de sacar fotocopia de todos los documentos,y puedes ir a serena al servicio medico legal , si quieres ayuda yo te la brindo amiga trabajo en el colegio el ingenio si quieres venir a verme y nos ponemos de acuerdo espero que tu bebe este bien y nos vemos.

Marcia Gallegui... (?)
Imagen de Visitante
ayuda a un angel.

Comentario: 

deseo tener con tacto con ustedes, yo vivi lo mismo y esta en el cielo tambien entiento tu dolor,aprender a vivir con esto es algo muuuuuuuuuyyyyyyyyyy dificil, pero siguen pasando yyy lo unico es hacer algo publico y asi por lo menos ¿ que piensen un poco?. yo fui a red coquimbo y en los canales nacionales tambien. me gustaria ayudar.
se despide con cariño
. Marcia.

Páginas

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

La Profesora y Pinochet
Todo tiempo pasado fue mejor...
El Diablo en La Capilla
Trilla a Yegua Suelta
Las ciruelas flotantes de la esperanza
Nuestra identidad mestiza
Niebla
Spencer Tunick y Yo
Susurro de los molinos de viento LVIII - El mundo de los volantines