Tema de foro

1 envío / 0 nuevo (s)
patricio431
Imagen de patricio431
EL SIDA EN CHILE....

Con tanta situación sembrada por la incertidumbre de los ex-presidentes de la república que buscan cada uno ser el protagonista del 2010, donde los parlamentarios también se han sumado al absurdo de convencer a estas «figuras políticas» para ser candidatos presidenciales, cómo si en Chile, no existiera nadie más. Este egoísmo, esta forma tal personalista de ver el futuro de nuestro país, por parte de nuestra «pobre clase política», que los verdaderos problemas reales de la población, nadie de estos personajes los ve, tampoco realizan la labor fiscalizadora de los diputados para conocer y diagnósticar porque suceden estos hechos tan lamentables, como el escandalo del Sida en Chile. El uso social de la problematica del sistema biomédico permite conjurar las incertidumbres, tanto las provenientes de usuarios de los servicios como de los medios de comunicación, en especial cuando los sujetos del sistema biomédico deben dar respuestas que no sólo expliquen las estrategias de intervención, sino que hagan comprensible las inconsistencias de la salud ya descentralizada, y de cuya gestión resulta la vida o la muerte. El sistema biomédico es la realidad en cada hospital. También a los sistemas educacionales, donde se comparten las expresiones de las autoridades. Es importante detenerse en estos dichos y cuestionar cómo las autoridades ocultan, desvirtúan, aseveran e hilvanan estas comprensiones. La construcción del sida desde está perspectiva y desde el Estado es peligrosa, porque mantiene vigentes categorías desechadas por falsas: portadores, contagio, epidemia, población beneficiaria y paciente, y porque asume como certeza que una persona con VIH es alguien muerto. La indicación elemental es el uso de la expresión «nosotros», en especial cuando se quiere tomar para sí lo que el Estado no ha hecho. en este juego de apropiación van quedando las personas y organizaciones que gestaron los contenidos de las campañas de prevención, los estudios sobre una «ley del sida», los que idearon las pedagogías del acompañamiento y la educación sexual, la fuerza de la organización para poner en forma la respuesta chilena al sida y la incansable reflexión para conformar un saber con un nuevo trato hacia la sexualidad, y los que viven con VIH, incluido el acervo de categorías que nos permiten definir con claridad qué es riesgo y qué es vulnerabilidad. De ahí podemos asumir que el sida no es una epidemia, sino una pandemia: que se transmite y no se contagia, no mata, sino que es una enfermedad crónica. El argumento del paradigma cuando se enfrenta la muerte de lo que se llama un portador funciona como un cierre de filas. El argumento versa sobre la imposibilidad que tienen los que son los encargados de este paradigma para tener respuestas sobre la muerte: ¿Que ha sucedido?, ¿Cuantos errores hay?, ¿Quien es el responsable?, Quien ha cometido el delito?, no por desconocimiento, sino por saber que lo que sucede y no tomar medidas. ¿En que se gastó el dinero asignado a estas funciones o que funciones hicieron para dejar de hacer lo que debía hacer?. Cuales son los vinculos que mantienen los servicios con entidades especializadas en acompañamiento de personas VIH. Porque, los hospitales están administrando desde el sistema biomédico y no el técnico-científico, el burocrático, el socio médico o el sicosocial. Qué podemos hacer si nuestra sociedad ya lleva 30 años pensando como resolver los problemas de prevención. Creo que aún existen grandes diferencias en la estrategia gubernamental y los expertos de las organizaciones conformadas por o a favor de las personas que viven con VIH. Estas organizaciones no sólo deberían fiscalizar los procedimientos, sino trabajar en los servicios extramédicos o extraquirúrgicos. Otra posibilidad de desarrollo en mejorar la gestión, sería usar los recursos asignados para la ciencia (Conicyt, Fondecut), y los destinados para su uso (FDNR y Corfo), con el objetivo de sostener una comunidad de aprendizaje que tome los problemas sociotécnicos de los servicios de salud y cree o adapte procedimientos nuevos y transparentes para que la ciudadanía y estos enfermos crónicos puedan acceder a una atención más cercana y eficiente. Este lamentable hecho ha recorrido el mundo, dejando muy mal parado a nuestro sistema hospitalario y todo lo referente a los programas sobre VIH. La gran ausencias sobre la educación sexual en nuestros colegios, en nuestras familias y vecindades, está provocando un «descontrol» sobre esta grave enfermedad. La derecha a tenido una actitud intolerante sobre estos temas, incluso, se ha negado a apoyar programas del «uso del condón», como una alternativa de protección de nuestros jóvenes.

patricio escobar

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Las ciruelas flotantes de la esperanza
Los Fantasmas del Puente Viejo
Campana de oro
A mi Río Limarí
Abigeato Vecinal
Carmencita de Alcones
Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos