Artículo

David Perry Lanas. Cuando nace el Norte Verde

Nuestra prosperidad económica está sólidamente afianzada por el desarrollo de las explotaciones agrícolas, mineras e industriales, cuyo alto grado de eficiencia habéis presenciado en la rápida jira aérea que acabamos de hacer por la provincia. Nuestros 10.000  Km. cuadrados de suelo agrícola explotable comprende una décima parte de tierras regadas, el doble de terreno aforestado y el resto de campos de pastoreo y rulo. El regadío ha tomado gran incremento mediante la construcción de embalses y la canalización de los ríos, pudiendo ahora aprovecharse casi la totalidad de las aguas de lluvias, que ante se perdían en el mar en su mayor parte. El regadío permanente a permitido la división de la propiedad, de manera que tenemos en la provincia 30.000  propietarios de previos rurales cuya extensión es de uno a cien hectáreas como máximum y así hemos obtenido, favorecido por las extraordinarias condiciones del clima, un poderoso desarrollo de los cultivos frutícolas y hortícola, cuyo expendio es muy remunerativo, debido a su maduración temprana.

Don David Perry Lanas, nace en la villa de Ovalle el 18 de septiembre de 1856, a solo 25 años de la fundación. Casado en 1894 con doña María Enriqueta Barnes, natural de Tongoy. Sus Estudios los realiza en el Instituto Nacional de Santiago y luego en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, donde obtiene él titulo de Medico Cirujano en el año 1886. Participó, aún siendo estudiante de Medicina, en la campaña del Pacifico y en la campaña de las Sierras Peruanas. Viajó posteriormente a Estados Unidos; al volver a nuestro país tomo parte activa en la Revolución del 91, período en que también ejerce su profesión en Ovalle, Convarbala y Santiago, donde por su espíritu altruista fue conocido como el medico de los pobres. En forma paralela al trabajo de su profesión, ejerce una gran labor social y de bien público; persona que asume un compromiso social, libre pensador y laica, estuvo inmerso en los temas llamados de “la Cuestión Social”, participa en la fundación de la Sociedad de Artesanos la Unión, en el Hospital de Ovalle, del cual fue su director, de la Sociedad Musical y del Liceo de Hombres. Sin embargo, su mayor obra se centraliza en el desarrollo de su región donde es pionero en impulsar la forestación, el regadío por tranques y canales y la defensa de la vida silvestre; hoy sería llamado un activista ecológico. Su principal victoria fue el preservar, por su sostenida campaña cívica, el último lugar donde se prodigaba aún el bosque nativo de la región, la desembocadura del Limarí, el cual una vez adquirido por el Estado se crea la primera reserva de la naturaleza en el país, la cual con posterioridad se denomina Parque Nacional Fray Jorge.

David Perry, convencido de la validez de sus ideas en torno a la forma por la cual su región se desarrollaría, publica una serie de monografías sobre los temas que él entiende que son cruciales para el cumplimiento de este fin: “El reboscamiento de la provincia de Coquimbo, como necesidad nacional” en el año 1929; “El departamento de Ovalle. El suelo, la Raza, el Porvenir”, en el año 1931; “El Agua, nuestro principal factor de riqueza. Agricultura, forestación, fuerza motriz”, en el año 1934; “Nuestra forestación integral. Necesidad-posibilidades”, en el año 1936.

Sin embargo, es en la breve novela OVALLE. El 21 de abril de 2031, donde su imaginación se concreta en ideas, que no solo tocan el tema del desarrollo futuro de los recursos naturales de la región, sino su desvelo por el destino social de la comunidad ovallina los cuales se plantean desde la primera página de su libro, “Advertencia del Autor”, donde formula estos deseos:

Publico estas pájinas, escritas sin otra pretensión que las de allegar algún estimulo a la cooperación y la solidaridad, con el deseo de que las lean los que se sienten ligados por la gratitud a la sociedad que lo ha formado, que ha dado ambiente a sus actividades y ha de guardar el recuerdo de sus acciones, que tengan cariño a la tierra que los ha visto nacer o los ha de recibir en el reposo final y que creen tener el deber de mejorar el legado de progreso que les dejaron sus padres. Creo que podemos buscar en las historias del futuro, o sea en la previsión del porvenir, la orientación de nuestra conducta hacia el bienestar y la felicidad, como se ha hecho con el conocimiento del pasado.

David Perry, motivado por las festividades del primer centenario de su querido terruño, se siente estimulado a mostrar a sus conterráneos como sería el Ovalle para su bicentenario, el 21 de abril de 2031, él es un hombre ya de edad avanzada, 75 años, sin embargo tiene el espíritu de un joven que ve el futuro de su región y de su país colmada de realizaciones, tanto en la construcción de infraestructura como en el desarrollo social, a pesar de la delicada situación que el país vivía en esos años producto de la gran depresión de los años 20 y de los negros nubarrones del fascismo que se enseñoreaban en todos los países. Sus últimos años, que transcurre en la apacible localidad de Guallillinga, no lo aíslan de las preocupaciones que fueron tema de toda su vida; muere en 1942 a la edad de 86 años siempre entregando un mensaje de optimismo a sus conciudadanos.

Su ficción, se inicia cuando el héroe un ovallino típico, hombre de clase media, funcionario fiscal, es transportado por las habilidades de un Fakir a los días previo y posterior de la conmemoración del bicentenario de Ovalle. El Fakir, que es un maestro del budismo accede a realizar el viaje, en el tiempo y el espacio, en atención al ferviente deseo de nuestro héroe de ver el futuro de su ciudad.

El poder y la gracia del divino Buda Gautama os permite, expresa el Fakir, realizar mediante esta maravillosa incursión, lo que juzgáis un milagro incomprensible: vivir este día 21 de abril del año 2031 en vuestro pueblo natal. Mañana cesara el desdoblamiento de vuestra persona y volveréis a tomar el curso de vuestra vida de hace un siglo, es decir ayer, para vuestra cronología. Conservaréis el recuerdo de esta visita como una visión cuya realidad no está al alcance de vuestra limitada inteligencia; solo después de muchas reencarnaciones llegareis a comprender los fenómenos que están mas allá del alcance de vuestras actuales facultades.

Es importante resaltar este párrafo de la novela ya que da luz sobre el conocimiento y compromiso que el autor tenia de esta doctrina lo que se corrobora cuando “al aceptar cenar en la casa de su bisnieto que le acoge durante su breve visita, este le señala:

De ninguna manera, me contesto. Diez minutos bastan para preparar nuestra frugal comida, que vienen hecha desde el Mercado. Los guisos, en su mayoría vegetales, no necesitan gran preparación y una sencilla estufa eléctrica basta para dejarlos en estado de servirlos a la mesa. Nuestra alimentación se compone de productos vejetales, que tanto abundan en esta rejión. No hemos suprimido del todo la alimentación carnívora, porque no podríamos todavía prescindir de ocupar parte de nuestros suelos en la crianza de ganados, pero este resto de barbarie, tiende a desaparecer.

Es interesante su visión en cuanto a los medios que se utilizara para el transporte, ya que pronostica el empleo de un medio aéreo movido por energía eléctrica, especie de helicóptero, que cada edificio se dispone para los usuarios:

Aquí están, me dijo, los aviones necesarios para la movilización personal o colectiva de los arrendatarios; cada departamento se arrienda con derecho al uso de algunos de estos aparatos que la casa se encarga de mantener en buen estado, como también pagar el consumo de la energía eléctrica que los mueve.

Sin embargo, en cuanto a tecnología no solo señala lo relativo a los aviones y trenes movidos por energía eléctrica, si no que plantea que esta será la energía que facilitara la vida en los hogares con la disponibilidad de todo tipo de electrodomésticos, y en la ciudad, con la utilización de aceras móviles en las principales calles. Para su generación se utilizara la fuerza hidráulica que permitirán la serie de Tranques de regadío que se construirán en los ríos de la región como los que visualizan en el vuelo que realizan las autoridades regionales en los causes de los ríos Grande y Huamalata.

El avance del maquinismo y de la distribución casi gratuita de la energía hidroeléctrica permiten dar a la producción industrial el desarrollo que necesita en cada momento. Esta fuerza, que solo demanda los gastos de conservación y mantenimiento, porque los capitales invertidos por el Estado en sus instalaciones fueron ya amortizados, se suministra sin tasa ni medida, mediante el pago de una patente para los vehículos de tierra o aire y una contribución fija para las industrias. Este gravamen es insignificante, no tiene valor apreciable y estamos ya felizmente muy distantes de aquellos tiempos en que el K. W. Energía era medido y pagado, dificultando así nuestra expansión, como si hubiéramos de pagar cada litro de aire que respiramos o del agua que bebiéramos.

No obstante su visionario compromiso con el desarrollo tecnológico de la sociedad ovallina, David Perry no deja de lado su preocupación por lo social, y las palabras del Ministro de Educación y Previsión que en nombre propio y del Ministro de Educación expresa lo siguiente:

Me corresponde ocupar por breves momentos vuestra atención para referirnos al no menos importante factor de felicidad que se basa en los progresos morales e intelectuales, en la estabilidad social y en el bienestar individual, fruto del trabajo y la previsión. Las Cajas de Ahorro y de Seguro extienden su acción protectora a todo empleado u obrero mayor de edad y a toda mujer que ejerza alguna actividad independiente, garantizando el porvenir de cada cual contra las incertidumbres del futuro y todos pueden confiar en que la necesidad y, menos aún, la miseria no asomara su terrible faz a las puertas del hogar; la mendicidad ha desaparecido de esta Provincia como de toda la República.

En otra parte del discurso el Ministro señala:

Los obreros de las fabricas que son jefes de familia poseen todos su casa propia y, además de su sueldo, una participación en las utilidades de la industria; esta participación se les reserva como parte del capital de la fabrica y convierte así al obrero en accionista de la empresa, con manifiesta ventaja para él y sus patrones.

Propuestas como la antes señaladas, que reflejan un profundo deseo de que exista una sociedad más solidaria, mas participativa, más fraternal e igualitaria se repiten en otros pasajes de la obra donde su autor propone la tenencia de la tierra agrícola por el mayor numero de propietarios donde “ninguno puede poseer un superficie explotable superior a 100 hectáreas”, o donde plantea que: “La distribución de los productos naturales y elaborados está cuidadosamente regulada por ley y los consumidores no sufren ya el encarecimiento que antes solía imponerles el comercio” o su validación de la reforma del sector agrícola donde señala “Los grandes fundos se han expropiado pagándolos con las cuotas que se cobran a los adquirentes de los lotes en que se han dividido”, o cuando plantea la participación de los trabajadores en las empresas como copropietarios. En resumen, una serie de fundamentos que reflejaban el desea del autor en que la sociedad del bicentenario sea mas justa, mas fraterna y más solidaria, tal como lo señala el héroe cuando participa de los actos de conmemoración:

El alto funcionario alternaba con el modesto ciudadano en trato cordial, con expontanea naturalidad u mutua simpatía; el Director del Servicio atendía benévolamente las observaciones que se hacían. Estaba encantado al ver por fin realizado el ideal de la democracia igualitaria y fraternal con que soñaba ayer, es decir, hace cien años.

David Perry, si hoy visitara su querido Ovalle, encontraría que su visión en infraestructura de riego, de generación de energía eléctrica y agricultura se ha cumplido: en la actualidad tres grandes embalses artificiales, cientos de kilómetros de canales de regadío, grandes sifones que llevan el agua de un lado a otro de los valles, laderas de cerros cubiertas de cultivos regados por goteo, valles interiores de gran fertilidad y una importante central hidroeléctrica que es Los Molles. Sin embargo, al ver la sociedad en la cual hoy vivimos y convivimos, sin duda se desilusionaría; pero seamos optimistas y repitamos el dicho que él puso en la tapa de su libro “Sursun Corda”, ya que aún quedan veinticinco años.

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

La Profesora y Pinochet
Viva Huamalata
Trilla a Yegua Suelta
Todo tiempo pasado fue mejor...
Queso de Cabra: Producto Típico de Ovalle
El valor de lo limarino
Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos
Nuestra identidad mestiza