Artículo

Prólogo del libro "Queso de Cabra"

Nuestro amigo José Manuel Gaete, cuyos inspirados escritos puedes encontrar en nuestro sitio, está pronto a publicar su primera novela, ambientada en Huamalata, Ovalle y el Norte de Chiel, la que llevará por título Queso de Cabra. A modo de avance, ha querido compartir con nosotros el prólogo de la misma, escrita por Ramiro Iglesias, escritor tan imaginario como los protagonistas del libro.

PROLOGO

En un viejo maletín adquirido en el centro comercial “Polvos Azules” de Lima Perú, hace algunos días encontré este amarillento original; su autor compartió conmigo el sueño de vivir para la construcción de un mundo justo, razón suficiente para financiar con mis esmirriados estipendios de profesor, la modesta edición que pongo en vuestras manos.

Debo confesar, estimado lector, que mientras trataba de redactar el presente prólogo, en varias ocasiones vinieron nítidamente a mi memoria, las palabras pronunciadas por el autor de esta novela, en julio de los ochenta, allá, en una taberna de los barrios bohemios de tan descomunal metrópolis latinoamericana:

«Este libro quiere simbolizar la historia de quienes abandonamos nuestros pueblos natales, para buscar en las grandes ciudades las claves de la felicidad, ignorando que la conquista de esta suprema aspiración humana, sólo depende del material alojado en el fondo de nuestras almas. Se refieren estas páginas, por tanto, al viaje desgarrador que muchos Ovallinos emprendimos, creyendo que los elementos esenciales para nuestra completa realización, se encontraban exclusivamente, en las oportunidades económicas y académicas disponibles en las grandes capitales de Chile y del mundo.

Sin embargo, al transcurrir algunos años en estas desenfrenadas metrópolis, debimos admitir que aún permanecían vivas en las páginas de nuestra sangre, las claves naturales de aquellos barrios y pueblos agrestes donde cursamos la infancia, la adolescencia y la primera juventud. Me refiero al aroma de los pimientos y eucaliptos; al rumor de las aguas serpenteando entre los prístinos riachuelos; a los matices del cielo al atardecer; a la nitidez de las estrellas y de las fases lunares en las heladas noches de invierno; al nacimiento de los animales y al eterno florecimiento de los árboles. Ante la persistencia de estos recuerdos, fuimos comprendiendo que el único sentido de nuestro destierro fue enseñarnos a valorar la irremplazable riqueza de nuestras raíces. A partir de esta íntima constatación, iniciamos la primera estación de un doloroso regreso, doloroso digo, porque inevitablemente constituirá otro destierro respecto del lugar en que ahora vivimos. Por ello, es necesario declarar que todo regreso será privilegio reservado para los más fuertes y decididos espíritus; los demás, y de ellos quiero excluirme, quedarán para siempre atrapados entre las poderosas garras de un destierro infinito.

Esta es la novela de los desterrados hijos de Ovalle, quienes nos desplazamos por las veredas del planeta, anhelando sepultar en el reflejo de las vitrinas aquellos recuerdos que jamás se extinguirán en el fogón de nuestras memorias. He aquí la tragicomedia de nuestro destierro: jamás podremos olvidar, porque ello equivaldría a matar las raíces de nuestras almas; pero vivir recordando equivaldrá a morir anhelando un regreso que inevitablemente se constituirá en un nuevo destierro».

Aunque ambos nacimos en Huamalata y desde niños compartimos juegos y aventuras, debieron pasar muchos años para que la casualidad nos reencontrara en Lima, ciudad a la que debí viajar para coordinar tareas comunes con otros movimientos políticos de la época. En aquella capital americana, la vida nos brindó la oportunidad de reconocernos hermanos en un origen común y en una esperanza de justicia universal. Después de varios días de hondas conversaciones, al despedirnos –en aquel andén inolvidable- me extendió este maletín de cuero tallado a mano, en cuyo interior venía el manuscrito de esta novela; al hacerlo pronunció las siguientes palabras: » Allí va una buena parte de lo que he escrito en mi vida…estoy convencido que los verdaderos escritores no se alimentan de pomposas ediciones, por eso, si algún día tienes el privilegio de regresar a nuestra querida tierra, hazme el favor de enterrar estos originales bajo un pimiento aledaño a Los Peñones». Nunca más supe de él, pero me tranquiliza saber que hoy he podido cumplir con su deseo.

Al concluir este prólogo, debo señalar que varios años después de titularme, pude realizar un íntimo anhelo que por mucho tiempo guardé secretamente en mi corazón: escribir en homenaje a nuestra tierra natal. Por lo anterior y por la fraternidad de aquel sueño que nos unió para siempre, solicito autorización a mi gran amigo Celestino Cárdenas, para incorporar al inicio de cada capitulo de su novela «Queso de Cabra o Canción del Regreso», algunos fragmentos de mis modestos escritos.

Dedico este esfuerzo a los ovallinos y ovallinas que un día dejaron su tierra enceguecidos por una esperanza polar y, a los jóvenes, para que al abandonar sus pueblos, sepan que no deben prolongar demasiado su regreso, hacerlo les condenará a vivir eternamente en la línea que divide el pasado de todos los presentes. A nuestra tierra han de volver para depositar la semilla de humana sencillez, que nosotros, por desconocimiento, derramamos en lejanos territorios. Quizás, estimados jóvenes de Ovalle, la verdadera grandeza de nuestros pueblos, sólo dependa del regreso definitivo de todos sus hijos. Creo que ése era el sentido humano que inspiró la obra literaria de mi entrañable amigo, compañero y coterráneo, Celestino Cárdenas.

Ramiro Iglesias

Temas: 

Comentarios

Me alegra saber que jose manuel gaete tendra una publicacion, que es muy importante ya que refleja lo que fueron o lo que son nuestros origenes sobre todo donde una parte importante de sus historias son en nuestro querido pueblo de huamalata. Sera un lujo el poder leer esta novela y como todo lo que ha expresado en este portal ya que todo lo transforma en poesia.
Mis sinceras felicitaciones y ojala luego podamos disfrutar de su lectura que con el tiempo se transformara en herencia para las nuevas generaciones de nuestro gran huamalata.

soy lector, y al leer el prologo lo primero que sale a luz es … y cómo consigo el libro?

desde ya me interesa, y de seguro a varia gente más.-

OVALLINO

PRECIOSO,ME LLENO EL ALMA Y LLENO DE ORGULLO HABER NACIDO ES ESTA HERMOSA TIERRA.

QUIEROEL LIBRO,DONDE LO ENCUENTRO?ES MI INFANCIA ENNESTAS PAGINA.

UN ABRAZO

CILE LIBAN

HOLA, me gustaria saber como me puedo contactar con JM Gaete Iglesias, me imtereso mucho esta pequeña pero muy buena informacion sobre el queso de cabra que el ah escrito,por favor „ quien sepa como comunicarme con el les agradeseria mucho ya que es para un importante trabajo de proyecto para mi universidad. agradesido atte. Luis Otarola dante4944@hotmail.com

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Tongoy
Trilla a Yegua Suelta
Los Fantasmas del Puente Viejo
Campana de oro
Ganado Caprino o Las Cabras de Ovalle
Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos
Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
El Piano de la Escuela América
Spencer Tunick y Yo