Libro de visitas

Firmar el libro de visitasEste es el Libro de visitas de Ovallito.cl. Acá puedes dejar tus saludos y opiniones sobre esta web o sobre nuestra ciudad.

Siempre es bueno saber desde donde nos visitan, así es que incluye en tu mensaje el lugar desde el que escribes.

Comentarios

Una semana en el internado del Liceo de Hombres de Ovalle por allá por los años 70-75

Hoy es domingo, ya el lolero nos dejó en Ovalle y caminamos de la Estación a la Plaza de Armas, a la fuente de soda del Cine Cervantes, a dejar nuestras maletas, ahí todas amontonadas al lado de los toneles de aceitunas. Partíamos al cine, o a dar unas vueltas a la plaza, a departir con alguna chica de las afueras. Luego nos encerrábamos en el internado, para empezar una nueva semana.
Ya en la gran pieza (50 camas), a desarmar maletas, ordenar ropas, a guardar los alimentos que traías de casa, que complementaban tu dieta, incluyendo el chancho chino, popular de la época., y los cigarrillos Monza (Plan zeta now…recuerdan’’). En los parlantes internos ya suena “Buddy Richard en vivo…”, un LP supertocado en el tocadiscos del internado. A hacer la cama, sábanas limpias con olor a “azul de ropa”, que nuestras madres delicadamente habían planchado para sus querubines.
Ya es Lunes, despertar temprano, ducha fría que, gracias al buen clima templado de la zona, nunca fue tan terrible dársela, Por supuesto, habían disidentes, que solo se bañaban una sola vez en la semana. Luego, 6:30 en el “estudio”, a revisar cuadernos, tareas, trabajos, etc., ante la “atenta” mirada del inspector de turno, cualquiera de ellos (Contreras, Torres, Cofré, Carvajal o el flaco, ex liceano, cuyo apellido no recuerdo).
7:30 al desayuno, el buen té con leche, un sándwich que aumentabas de volumen con una tajada de chancho chino y un plato de sémola con leche. Como en toda organización que se merece como tal, había un pequeño negocio paralelo, con el cual nos abastecíamos de sándwich extras y nos guardábamos un plato de sémola con leche del desayuno, el cual a la hora de almuerzo ya estaba “cuajado” y servía de postre.
8.00 am, rumbo a clases en nuestro querido AAJ, a encontrarte con tus compañeros, que en mi caso eran del 4ºD.
13:00 hrs, de vuelta al internado, a almorzar. El “jefe de mesa” era el encargado de repartir la comida. Era la aduana de las bandejas y como tal, seleccionaba el mejor plato, junto a sus ayudantes que eran los más cercanos en la mesa de 11 de comensales.
14:00 hrs ya estabas en la gran pieza, una pequeña siesta y a hacer tu cama. En los parlantes del internado ahora suena la Radio Norte Verde, que te acompañará en la siesta reparadora.
15:00 rumbo al “estudio”, cuadernos, tareas, trabajos, maquetas, facsimil, cualquier actividad escolar. Era difícil patanear, pero muchos se las arreglaban para hacerlo.
17:00 hrs una buena onces. 18:00 hrs nuevamente a “estudio”, hasta las 19:00, hora de la cena. 20:00 a los dormitorios o a ver en la TV el programa favorito: “Música Libre”. Todos enamorados de la pequeña langosta o soñando con las piernas de la Araceli. 22:00 en los dormitorios para un descanso reparador. “•$@###%….. sábanas cortas”.

Martes sin mayores diferencias que el día lunes.

Miércoles, día de salida. Después de almuerzo. Pololas, una buena rotativa (hasta 3 películas), a visitar amigos para una buena onces. Regreso a las 19:00 hrs.

Jueves, después de las onces no había “estudio”. Ese día se encendía la caldera del internado y había agua caliente. Era el “día del baño”. Los hidrofóbicos tenía la bella oportunidad de su bañada semanal. 22:00 todos en cama, el inspector abandona la covacha y empieza su recorrido nocturno por las piezas, para observar que todo el alumnado esté durmiendo. Se acerca a una cama sospechosamente abultada. Remece al durmiente y este no responde: era una almohada que yacía inerme, simulando al bello durmiente. Gato Félix, aprovechando la bañada, la buena afeitada y el buen perfume del “día del baño”, decide escapar esa noche a ver a su amada. . Un buen agosto del gato Felix.

Viernes, sin grandes diferencias

Sábado, día de salida. 15:00 hrs pasaba el lolero por Ovalle. Bien abastecido de cervezas, que muchos internos daban buena cuenta de ellas. El lolero repartía estudiantes desde La Serena hasta Illapel. La mayoría de los alumnos del internado de Ovalle eran del Palqui, Monte Patria, Huatulame, El Tome, San Lorenzo (Chañaral), San Marcos y Combarbalá. Otros venían de las cercanías de Ovalle, como Las Sosas.

Muchos de nosotros tenemos dos amores en Ovalle: Nuestro querido Liceo Alejando Alvarez Jofré y ….. su internado, que nos albergó por muchos años, nos entregó disciplina, aprendimos a hacer de buena manera una cama, a soportar una ducha fría, a tener hábitos de estudio, que ahora queremos que nuestros hijos aprendan. Ellos no se imaginan que tres veces al día nos encerrábamos a estudiar,

Un abrazo a todos los Ovallinos

que hermosos recuerdos ,yo perteneci a la generacin de 1980-1984 4 año e interno ,la verdad es que vivimos situaciones similares ,nosotros tuvimos como inspector al lopez (el perro lopez;),contreras,al torres y al famoso mono orrego,Contreras .el Lopez era muy exigente, pero gracia a el adquirimos valores que jamas olvidaremos…mi correo es c.diaz1966@live.com,actualmente vivo en la serena.
gracia por recordarme los momentos inovibles…
un abrazo

Algien recuerda, al mítico personaje, de los pasillos del Liceo Alejandro Alvarez Jofre., pués se los recordare se trata de CATO BRAVO….
Aquel de la corbata azulina con manchas burdeos, propia de la impregnación de los taninos del vino tinto, quien se hacia acompañar por el mejor profesor de matemáticas de la historia ovallina el Sr. VICHO OVANDO formador de grandes Ingenieros y pensadores que han dado lustre a nuetro país, haciendo grande a nuestra ciudad.
Les contare que existe o existieron otros personajes:
Cacho Alvarado
Margarozo
Coque Alvarez
Chato Casanga
Huevito Cortez
Todos ellos ayudaron a formar distinguidos profecionales que han hecho grande aportes a la cultura y las ciencias de nuestro país.
Como hay otros personajes, queridos y recordados por otras circunstancias:
Primera minifalda en Ovalle la YORKA (profe de ingles)
La pelela (prode de frances)
La Uberlinda (profe de artes plásticas)
La Papa (profe de biología)
La Murcielago (profe de FRANCES)
la Loca Nelly (profe de castellano y de diversión)
Sin duda se nos escapan varios, por ende hemos sido injustos.
la misión es que algún visitante ovallino rememore los nombres de los Ilustres olvidados y construyamos la historia de nuestro querido Liceo.
Yo les recordare una historia.
Por los pasillos del liceo viejo se paseaba el querido Cato Bravo (año 1979),quien con su bigote de preterito radical cenista, el que alguna vez perdiera en una apuesta por sus pretenciones al cargo de Regidor,viendo al no menos preciado profesor de Artes Plásticas, Nelsón Tapia (conocido por los presentes como Jote Apaleado) y al singular profesor de física recien llegado «Chocolito», exclama a todas voces lo siguiente:
Nelsón, ahí está el chocolo, el que te come la color(refiriéndose a la profe de química de ese entonces)mientras tu la invitai a cenar y el huevón se la lleva a ……
Esta es una de las tantas anécdotas que tapizan los recuerdos de nuestro paso por el Liceo, que esperamos que tu complementes con otras vivencias que hayas pasado.

.
Un saludo en la distancia y esperando que comentes este correo
Edgardo Pinto

Hola,que bueno acordarse de todo aquellos personajes.me llamo Juan Castillo,estudie en el Liceo el anno 85 y 86,soy hermano de Patricio Castillo,profesor de musica en nuestro querido Ovalle City.Estudiaba en el Cuarto D y siempre me acuerdo del guaton Luis Castillo,que era muy buen companero,de tantos profes;Quijote,Toledo,etc.Ahora me encuentro un poco lejos de mi tierra,precisamente aca en Nueva York y bueno siempre veo a una coterranea mia:Mochi Parra,precisamente en estos dias vamos a tocar juntos.Bueno tocaba yo en el grupo «Tierra y Pueblo» con Juan Rojas,Chato Willy,Nono,Momo,Johan,negro Pizarro.Que tiempos aquellos,duramente humanos.

a la mochi parra tb la conoci en ovalle y a su hermana, no sabia que ella tambien estaba en nueva york …. juan castillo le llevare noticias tuyas al momo si lo veo es increible que toquen juntos¡¡, tambien fui a escuchar tierra y pueblo en esos tiempos .

EN OVALLE SUPE QUE LA VIDA NO SERIA FACIL, TENIA OCHO AÑOS Y REPARTIA LECHE A LOS VECINOS EN BOTELLAS DESECHABLES. TODO COMENZABA A LAS 7:30 AM, NO TOMABA
DESAYUNO CAMINABA POR CALLE INDEPENDENCIA AL FINAL CON
CALLE SANTIAGO SIEMPRE MUY CONTENTO RETIRABA UN BIDON
CON LECHE QUE VENIA DE LA CHIMBA. EN UN CARRO LA LLEVA
BA A EL LOLITA ( RESTAURANTE )8:00 AM TOMABA CUATRO BOTELLA CON 2 LTS. DE LECHE CADA UNA Y PARTIA CON MI
PRIMER DESPACHO. VEIA CON MUCHA RISA LAS CARA DE CADA
UNO DE LOS CLIENTES , PROFESORES, BANCARIOS,GENTE TAN
NORMAL COMO YO. SUS CARA DE SUEÑO ,CON GANAS DE DORMIR MUCHO MAS.
LUEGO SEGUIA A CARABINEROS O MEDICOS CONOCI MUCHA GENTE CON ESTE TRABAJO , ME PAGABAN NO MUCHO PERO APRENDI QUE EL AHORRO ERA EL UNICO MODO DE TENER MI
DINERO SEGURO EL BANCO DEL ESTADO FUE EL ELEGIDO PARA
ESTE PEQUEÑO TRABAJADOR MI PRIMER DEPOSITO $ 150
TODOS LOS LUNES DE CADA VERANO IBA Y DEPOSITABA LA MISMA CANTIDAD

LOGRE APRENDER MUCHO… OTRO DIA SIGO CONTANDO

El Tren Lolero
Autor: Luis Guillermo Barrios
Desde Italia

Mientras, en mi juventud, intentaba «ser alguien» en la Universidad, debì pasar, necesariamente, por la inolvidable experiencia de ser viajero frecuente, de un ferrocarril de vagones destenidos, con asientos duros y olor a pichì, que me transportaba desde la perla del Limarì a la capital de la provincia.

Primero debì tramitar el FFCC-PASS, que permitìa pagar media tarifa, para lo que era necesario presentar un documento que comprobara mi condiciòn de estudiante universitario y un certificado de residencia. Este ùltimo se debìa obtener en las grises oficinas del cuartel de los hombres de uniforme verde kaqui, donde, casi todos, los funcionarios necesitaban urgentemente un curso de foniatrìa y modulaciòn, porque no les entendìa absolutamente nada cuando me dirigìan la palabra. Una vez comprobado mi domicilio, me entregaron algo parecido a una chequera, que debìa llenar, con estudiada caligrafìa, cada oportunidad que abordaba el tren, de ida y regreso.

Viajàbamos los de la Chile, de la UTE y los de la Norte; cada uno con la esperanza de lograr la meta que nos habìamos propuesto, luego de haber obtenido buenos puntajes en la PAA: «el triunfo no es ingresar a la Universidad, la gracia es egresar y titularse».

Era la oportunidad de compartir, con los amigos, un viaje que se hacìa interminable hasta que el metàlico transporte, surcando los rieles brillantes con paciencia de dromedario, nos dejaba en la pintoresca estaciòn. Nunca faltaba la guitarra desvencijada que amenizaba las horas lentas. Era costumbre, de la mayorìa, llevar los cuadernos a pasear, porque el fin de semana se hacìa corto y ni siquiera les dàbamos una ojeada a los apuntes para preparar bien alguna prueba. El ensordecedor taca-tacat-taca-tacat era siempre aplacado por el canto, la conversaciòn a gritos y las risas. Cada uno traìa en su bolso la ropa sucia, la alegrìa en el rostro, la impaciencia por ver a la familia, y con un diente «asi» de grande, dispuesto a devorar lo que le pusieran sobre un plato.

El pitazo de partida en La Serena daba inicio al cotorreo si par que no terminaba hasta despedirnos en la Estaciòn. Pasàbamos frente a Coquimbo, Tierras Blancas, Pan de Azùcar, Tambillo, Las Cardas, Recoleta; y, al comenzar a divisar la Mina Cocinera, la quebrada del ingenio y Huamalata, ya nos sentìamos en casa, estàbamos a un paso, a unos minutos de llegar a disfrutrar de la companìa de los nuestros, de encontrarnos con los amigos y relajarnos por unas cuarenta y ocho horas. Eramos siempre los mismos, y en cada vagòn nos enteràbamos de las movidas de ese fin de semana: Baile en la Medialuna, en el Social, en Deportes Ovalle, en la Villalòn o una que otra fiesta de cumpleanos en alguna casa familiar ; por supuesto, todos invitados.

Nos econtràbamos nuevamente el domingo, en que regresàbamos con la ropa limpia y planchada, un tarro de Nescafè, azùcar, un tarrito de leche condensada, algo para echarle al pan y, si se podìa, con algunas luquitas en el bolsillo.

Todos vivìamos en pensiòn, por lo tanto, supimos lo que significaba no vivir en nuestra propia casa, almorzar en el casino de la Universidad, y a la noche, cuando venìa el hambre, aprendimos que se puede hacer un sanguchito con lo que venga: tomate, lechuga, huevito duro, papas fritas, en fin, todo acompanado con un buen jarròn de cocho simplecito con leche, que te dejaba la guatita llena y el corazòn contento; para terminar con un conversado, compartido y trasnochado cigarrillo, y… de vuelta a estudiar.

El tren Lolero tuvo la magia de transportar suenos y muchos de ellos se hicieron realidad.

…Vai a Ovalle este fin de semana? Nos vemos en la estaciòn.

Luis Gmo. Barrios

Con gran emocion lei el comentario de Luis Gmo Barrios
ya que mientras lo hacia cruzaban por mi mente las imagines de esta tierra tan querida.Sali de Ovalle el ano 1966 y casi al mismo tiempo de chile con el proposito de estudiar y volver.
Ese viaje se prolongo hasta el dia de hoy,pero mi pertenencia a Ovalle no ha cambiado y cada vez que lo visito recorro sus calles, lamento que no sea primavera para admirar los cerezos de nuestra plaza o el azul de los jacarandas,pero tambien lamento que vayan desapareciendo las casas antiguas de la ciudad .
Quiero agradecer a los que tuvieron la idea de crear esta pagina,es atractiva ,emotiva e informativa.
M.A.Sanchez Alemania

Maria Angélica desde: Arica
Quiero contactarme con Ex-alumnos Liceo Politecnico promocion 1977

Yo nací y crecí en Ovalle, pero ya hace más de 25 años que no estoy en esa cuidad, de vez en cuando paso por allí , actualmente me encuentro viviendo en la ciudad de Arica.

Me gustaria saber de mis compañeros de Colegio
( promoción 77 .Politécnico Area comercial)

E-mail contacto: mangeoss@hotmail.com

Patricia Villalobos Castillo desde: Austria,

Contactar con Promoción 1976 Cuarto A Liceo de Niñas de Ovalle

Buenas tardes Ovallinos y Ovallinos :

Espero que esten disfrutando de este caluroso verano, me he alegrado mucho de encontrar esta página y poder saber acerca de Ovalle , sus habitantes y su progreso. Mi nombre es Patricia Villalobos Castillo, egresé del Liceo de Niñas del Cuarto A, promoción 1976. De allí pase a la ciudad de La Serena. Y decidí irme a Santiago a estudiar Turismo carrera técnica, luego obtuve una beca del Ministerio de Turismo Español y me vine a estudiar a España la carrera de Turismo. Me ofrecieron trabajo en mi área que era Turismo de Multinacionales me quede allí por 25 años. Mi carrera me ha dado muchas satisfacciones, he podido conocer muchos paises y gente que jamás pense conocer. ahora hace 6 meses vivo en Austria. Yo nunca me he desligado de Ovalle, tengo parte de mi familia allí, y procuro viajar 1 vez al año. Por esta razón se me ha encargado contactar con mis compañeras de mi promoción del 76, porque este año serán 30 años . Y poder llegar a vernos este verano . Yo voy a Ovalle en febrero. Nunca he perdido el contacto con mis 3 compañeras de banco:
Anita Toro Zepeda
Elina Avilés Varela
Guacolda Castillo Pastén.
Me acuerdo de algunas como:
Llamila Pinto.
Rosa Ma. Ardiles.
Lucia Olivares Venegas.
Elia Reyes Linares.
Katerine Guerra Venegas.
Rosa Ma.Olivares.
Carmen Lemús.
Rosa Castro.
y su compañera de banco que era interna.
Eliana Aros.
Cristina Valenzuela.
María Gonzaléz
Marcela Pizarro.
Pamela Ortiz.
Sandra Zambra.
Elena Bustos.
Elizabeth Lastarria.
Ah!!!!!y nuestra profesora jefe Sra : Margarita Vásquez, desde luego me sirvió mucho sus enseñanzas de los poetas españoles.

Perdonarme las demás si no recuerdo los nombres.
…Pero me gustaría que contactaran a través de mi e-mail: pinkybaby2609@yahoo.es

Para todas y todos un fuerte abrazo
Disfrutad del verano en Ovalle ,o en cualquier rincón del Limarí.

Patricia Villalobos C.

Páginas

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Trilla a Yegua Suelta
Ganado Caprino o Las Cabras de Ovalle
Campana de oro
Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
Nunca quedas mal con nadie
Carmencita de Alcones
Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas