Columna personal

Los veranos en el río

Salíamos del colegio a principio de diciembre. Eran 3 meses de vacaciones en las cuales nuestros días pasaban jugando en la calle en la poblacion Fray Jorge, durante toda la mañana con los amigos, y en la tarde nos íbamos a bañar al río, nuestro balnearío. Nos poníamos traje de baño, un short, polera, tomabamos una toalla y nos íbamos camino al río, con primos y amigos.

Nos íbamos jugando por el camino, cantando. Caminábamos en las ruedas de la cancha de bici-cross, o hacíamos carreras en esta, y bajábamos al río… ahí en la COMPUERTA, ese era nuestro lugar y el de muchos niños mas de la población.

Al llegar elegíamos una piedra cada uno para dejar nuestras cosas y para luego cuando nos cansábamos de tanto estar metidos en el agua nos poníamos a secarnos como lagartijas bajo el sol, sin ninguna protección, nada de bloqueadores, ni nada, terminábamos el verano negros como cochayuyos de nuestras idas diarias al río.

Ahí nos bañábamos, jugábamos, pasábamos por debajo de la compuerta, hacíamos competencia de piqueros, de guatazos, de bombitas… llevábamos colación, pues nos quedábamos horas ahí, disfrutando de nuestro verano y pasando el calor zambuyéndonos en el agua…

¡Que lindos veranos fueron esos!, fue una niñez alegre, no sabíamos de playa ni piscinas, para nosotros solo existía el río, ese era nuestro balneario y lo fue por muchos años hasta ya grandes. Ahora siento nostalgia al ver que esos lugares ya no existen, que la ciudad ha ido creciendo y contruyen mejoras en esos lugares que ahora ya no están, que son solo un buen recuerdo de nuestra infancia en la Población Fray Jorge….

Temas: 

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
Nunca quedas mal con nadie
El valor de lo limarino
On' Baucha
La Profesora y Pinochet
A mi Río Limarí
Tongoy
Carta a un amor perdido