Nostalgia

Todo lo que tenga que ver con recuerdos de Ovalle.

Susurro de los molinos de viento XXXIX - El Pato Pastén

Ese Pato Pastén!, lo siento inolvidable, Norma. Y no se llamaba Patricio, su verdadero nombre era Segundo, así lo conocí. No lo vislumbro en alguna de las salas de clases de la escuelita, creo que él –si es que completó la primaria, tengo la idea que sí- terminó unos cuantos años antes la etapa escolar.

Celofán galopa por las calles de Limarí

En qué secreta oquedad de los tiempos o en qué orilla estrellada de una noche rural, habrá nacido Celofán, con toda la Vía Láctea rielando sideral sobre la comuna de Ovalle. Quizás en Tabalí, en Barraza o Chalinga, desembarcó a los muelles de la vida este noble personaje que arrastró “agua pura” por las viejas calles del incomparable pueblo de Limarí.

Susurro de los molinos de viento XXI - Las cartas de La Esmeralda

La Esmeralda, vehículo con nombre de mujer o de aquel barco del que tanto habla la historia chilena, era parte de la vida de la calle, de ese pueblo legendario que ya no es desconocido en el resto del país.

Susurro de los molinos de viento XX - El teatro de los Campitos

Los Manchados eran mala gente. Difícilmente se llevaban bien con alguien. Cuando los recuerdo, pienso que ningún vecino los quería. El Manchado Viejo, La Manchada y El Manchado Joven.

Susurro de los molinos de viento XV - El Soldador

La noche en que se suicidó el Flaco Herrera frente a la iglesia, el hombre que se ganaba la vida tapando huecos y componiendo utensilios usados, se despertó asustado. El estampido había sonado seco, inusual en medio de la oscuridad.

Susurro de los molinos de viento XIII - Don Chuma

A veces pienso que a los punitaquinos los bautizaron con vino, Norma. Parece que estuviesen secos por dentro como si se hubiesen comido un saco lleno de arena y para remojar el estómago necesitaran tomar gran cantidad de líquido, beben pisco, vino, cerveza, llenan generosamente las copas para vaciarlas una tras otra en las noches de farra.

Susurro de los molinos de viento IX - El tío Carlos y la tía Elena

Al tío Carlos lo conocí viejo. Era menudo, delgado, severo y meticuloso. Había recibido el legado de una habilidad increíble. El hombre podía hacer una llave artesanalmente, casi al ojo, le bastaba con copiar el molde en un trozo de jabón y el asunto era pan comido. Cogía la lima y comenzaba a gastar el hierro, con paciencia envidiable.

Susurro de los molinos de viento VII - El Piloto

¿Y qué será de El Piloto, el amigo de Waldo? El Piloto estará empapando con pisco la pena que lleva por la muerte de su padre que se quedó entre los hierros retorcidos de su auto en un accidente de tránsito.

Susurro de los molinos de viento V - Mi viejo y mi abuelo

Mi viejo, Norma. Era un gran conversador, pero un día no amaneció. Y te prometo que sentí un nudo terrible en la garganta cuando me lo contaron. Comprendí que nunca más oiría su voz, sus historias.

Susurro de los molinos de viento III - El Cojo Pepe

El Cojo Pepe llegó a la vida con el espíritu corrompido. Todo el mundo sabía que había nacido lisiado como fruto de un amor entre hermanos. En la escuela se burlaban de él a causa de su defecto físico. Se crió con unas tías que lo cuidaban, eran costureras y de chiquito el cojo las veía dar puntadas en la ropa ajena hasta la madrugada.

Páginas

Suscribirse a RSS - Nostalgia

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Campana de oro
Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas
Nunca quedas mal con nadie
Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
El valor de lo limarino
Los Fantasmas del Puente Viejo
Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
A mi Río Limarí
Las ciruelas flotantes de la esperanza
X